Un nuevo orden interno mediante el desarrollo de protocolos para rendición de cuentas de las sesiones y actas del Consejo Directivo y para viajes al extranjero,  revisión de estándares sobre conflictos de intereses de sus consejeros y normas más exigentes de control para la contratación de asesorías, son algunas de las acciones que está implementando el Consejo para la Transparencia (CPLT) en el marco de un plan de fortalecimiento iniciado a fines de 2019 que busca abordar los desafíos sociales e institucionales.

Ante el reconocimiento que ha hecho el CPLT de una crisis de confianza ciudadana hacia las instituciones del Estado, que debe superarse para poder seguir realizando su tarea con legitimidad, la entidad persigue responder así a parte de las demandas que emergieron tras la crisis social iniciada el 18 de octubre pasado. El presidente del organismo, Jorge Jaraquemada, y los integrantes de su Consejo Directivo –Gloria de la Fuente, Marcelo Drago y Francisco Leturia- trabajaron en colaboración con funcionarios de la entidad un plan de revisión y adecuación interna.

El Consejo inició una fase de socialización de dicho plan estratégico, que consolida las propuestas de las autoridades y de sus trabajadores, hoja de ruta que se estructuró en tres ejes: transparencia y probidad, fortalecimiento y equidad, y coordinación y comunicaciones. De esta manera, el Consejo trabaja en materias como mejoras en las condiciones laborales, de participación y de transparencia proactiva de su quehacer, incluyendo el funcionamiento del Consejo Directivo, revisión de procesos de compras públicas y la reposición del cargo auditor interno, entre otras.