Titular de la entidad afirmó que la crisis de confianza en las instituciones era una tendencia que está en su “climax” y que la corrupción es una de las causales que explica el movimiento social.

Como el punto más álgido de una tendencia evidenciada en diagnósticos anteriores realizados por otras instituciones, incluyendo el Consejo para la Transparencia (CPLT), explicó el titular de la entidad, Jorge Jaraquemada, la fuerte caída de la confianza en todo tipo de instituciones por parte de la ciudadanía registrada en la última Encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP).

Tras ser consultado por los resultados, el presidente de CPLT afirmó que la preocupación del Consejo por la desconfianza en las instituciones y la corrupción -como parte de las causales que explican el descontento de la ciudadanía con las entidades tanto públicas como privadas- es anterior a la evidencia mostrada por el sondeo del CEP.

“Pese a valorar las propuestas del Gobierno en materia de anticorrupción, consideramos urgente y necesario avanzar en acciones que fortalezcan la confianza de los ciudadanos. Por ejemplo, la fiscalización al Congreso -una institución cuyos índices de confianza son muy bajos desde hace ya tiempo-, el incremento de las exigencias de transparencia en las empresas públicas, mayores facultades para la Contraloría, entre otras propuestas que socializamos con anterioridad al estallido social y que no fueron contempladas por el Ejecutivo”, subrayó Jaraquemada.

Asimismo, el presidente del CPLT afirmó que la profundización de los bajos niveles de confianza ciudadana en diversas instituciones podría explicarse, entre otras causas, a partir del conocimiento de diversos casos de fraude y corrupción de alta connotación social que se fueron multiplicando en el último tiempo y permeando a entidades que se pensaban inmunes a las irregularidades.

Al respecto el representante del Consejo afirmó que “las cifras que nos están mostrando ahora vienen a ser el clímax de esta situación de baja sostenida en los últimos años”.  Además, detalló que “Si uno mira los datos de hace 10 o 15 años atrás, donde Chile tenía buenos índices de confiabilidad institucional con respecto a Latinoamérica eso ha ido paulatinamente bajando” y especificó que fue un tema planteado por el Consejo en distintas instancias por los efectos que genera en el sistema democrático. “Obviamente una baja en la confianza de las instituciones finalmente va horadando la democracia y eso es lo verdaderamente preocupante”, comentó Jaraquemada.

El titular de Transparencia reconoció también que en los resultados se vislumbra el descontento que ha generado el manejo de la situación social que se presentó a partir de octubre del año pasado agregando que la encuesta “obviamente está muy influida también por la convulsión social que en Chile se ha dado en los últimos tres meses y yo creo que refleja el grado de descrédito que tienen los actores políticos y en general las instituciones en cómo enfrentar y en cómo resolver esta situación”, finalizó Jaraquemada.

Por todo lo anterior, el presidente del Consejo planteó la necesidad de ampliar y profundizar la agenda anti corrupción y antiabusos que presentó el Ejecutivo como parte de las medidas que se deben tomar para proteger la democracia. En palabras del titular de Transparencia, las instituciones deben asumir que “la corrupción es parte del problema” y una de las diversas causales que explica el estallido social.

Deja un comentario