El actual desafío de los arquitectos está en generar espacios educativos que afecten positivamente el escenario pedagógico de los niños afirma el arquitecto Luis Alonso del estudio Alonso, Balaguer y Arquitectos Asociados.

En un mundo hiperconectado, aprender ya no es lo que era. Los nuevos establecimientos poco tienen que ver con lo que muchos vivimos y hoy los centros educativos aportan más sitios para interactuar, moverse y expresarse desde el modelo colaborativo. El diseño y la arquitectura tienen gran influencia y son parte de una tendencia que aporta como terceros educadores con elementos como el cómic y la sustentabilidad.

Los mejores colegios del mundo están haciendo suyos estos aspectos que aumentan el rendimiento escolar. Una experiencia probada por la oficina de arquitectos Alonso&Balaguer, que diseñó dos de los más prestigiosos colegios de España.  “El  desafío de los arquitectos está en generar espacios educativos que afecten positivamente el escenario pedagógico de los niños”, afirma el arquitecto Luis Alonso .

Europa International School. Sant Cugat del Vallès. Barcelona

El diseño de los espacios interiores es uno de los secretos de la fórmula de este establecimiento multilingüe enfocado a incentivar el deporte en Barcelona.  Cerámica,madera, aluminio, cristal y tableros de alta densidad fueron los materiales escogidos. Las paredes sustituyen la monocromía y los letreros alfanuméricos por dibujos de cómics, se representan motivos relacionados con el deporte creando un ambiente sin complejos que se identifique con sus jóvenes usuarios. La implicación entre arquitectura y diseño gráfico consigue dotar de vida unas instalaciones equipadas con la última tecnología deportiva.

El pabellón polideportivo es un edificio compacto y abierto que es concebido como un gran contenedor. En su interior se diferencian dos ámbitos de actividad: la zona de piscinas en la planta baja y la pista polideportiva en la planta del primer piso. Estos niveles se comunican e interrelacionan mediante un doble espacio definido por la ubicación de gradas para espectadores. La sección con la doble tribuna de espectadores superpuesta lo convierte en un edificio realmente atípico, ya que se consigue iluminación natural en las piscinas situadas bajo rasante, permitiendo así dotar de doble altura a la planta superior. La fachada acristalada traslada la actividad hacia el exterior, de modo que el edificio es una auténtica caja de sorpresas, tan cerrado y abierto a la vez.

 Colegio Hamelin Laie International School. Montgat. Barcelona

La imagen del edificio de este colegio también ubicado en Barcelona quiere ser una representación de la educación que se impartirá: moderna, sostenible, ecológica multilingüe y con posibilidad de fácil crecimiento. Una propuesta que vela por una máxima integración paisajística y medioambiental del conjunto y para la adecuación al entorno cultural y geográfico.

Esta sintonía con la sustentabilidad se instauró con medidas como la creación de patios interiores que garanticen la ventilación e iluminación naturales, o como la aplicación de soluciones constructivas de celosías como protección solar, permitiendo que entre la luz de forma tamizada. También se pensó en un edificio con un carácter modular, para adaptarse mejor a un proceso constructivo rápido y a un futuro crecimiento. La construcción del edificio se divide en dos fases: la primera de ellas incluye el edificio educativo, más la parte relativa a la residencia de estudiantes, ubicada parcialmente bajo el pasto del campo de futbol, con una superficie total de 15.000 m2 y una la segunda fase que incluye la zona polideportiva, el auditorio y la piscina cubierta con una superficie de 7.000 m2.

Color, alegria, espacios plurifuncionales y luz natural como recursos arquitectónicos para el sistema educacional y pedagógico, en dos exitosos modelos escolares Barceloneses.