En plena época de verano se dan distintos eventos a nivel nacional, espectáculos de teatro y música en su mayoría, pero ningún otro festival se asemeja a vivir la experiencia de Festival Woodstaco. Inspirado en el espíritu rocanrolero de los años 70’s (motivo por el cual debe su nombre), esta festividad lleva tiempo realizándose en el mes de enero cada año, sumando cada vez más gente y bandas originales a lo largo de Chile: 3 días al año con la mejor selección de bandas nacionales, una confluencia de diversos sonidos en 4 escenarios, y todo eso acampando al aire libre, a orillas del río y con buen ambiente. Este evento se ha realizado tradicionalmente en la montaña de Teno, desde Curicó hacia el interior rumbo a la cordillera, sin embargo, para esta versión se decidió cambiar la locación hacia Parral, debido a que el camping donde se hacía año a año expiró su contrato.

                Durante 10 años, el festival ha mantenido su vigencia en el “under”, ya que a diferencia de festivales como “La Cumbre del Rock”, no está hecho para dar tribuna a las mismas bandas repetidas y que nada tienen que ver con el sonido Rock, muy por el contrario: este es un lugar para abrir vitrina a bandas de todo el país, con diversos sonidos, y que en las últimas versiones ha incluido bandas provenientes de Argentina, Perú y Colombia. Es más, cuando hablamos de diversos sonidos, no solo hablamos del Rock, sino también sonidos progresivos, psicodélicos, pesados, afrolatinos, hasta folclóricos, como ha sido el caso de Tata Barahona, Mauricio Redolés, y Sol y Lluvia. Pero si se trata de Rock, el catálogo es bastante amplio considerando que hay bandas que han estado ahí desde antes, empezando por Fiskales Ad-Hok, Dezaztre Natural, Panteras Negras, La Floripondio, Peores de Chile, Dekapited, Demonauta, Perrosky, Knei (Argentina), Poseidótica (Argentina), Dosintoxicados (integrantes de Argentina y Chile que siguen en actividad, posterior al encarcelamiento de su mítico vocalista “Pity” Álvarez) entre otras bandas que han pasado por aquel escenario; en tanto que escenario Nexo ha contado con la presencia de Gusano de Troya, Molo, Pájaros Nocturnos, Solteronas en Escabeche, Crisálida, Éntomos, Rito Verdugo (Perú), Cholo Visceral (Perú); escenario Laguna Mental (antes llamado Blesstaco) ha contado con la presencia de Los Tábanos Experience, Slow Voyage, The Holydrug Couple, Larrea Trip, Kayros, Parresía, Akinetón Retard, Hijo de la Tormenta (Argentina); escenario Enjambre es el encargado de mantener el fuego vivo, donde en cada jornada cierra el festival y en esta ocasión contó con la presencia de Madam, Combo Chabela, Afronautas, Juanafé, Insultanes, Newen Afrobeat, Olguita Marina, Evelyn Cornejo, entre otras bandas.

Otros hechos a destacar es que el festival contempla otros servicios a ofrecer, como por ejemplo talleres para todas las edades: xilografía, yoga, danza tribal, globoflexia, serigrafía, telas acrobáticas, las que también han ido en compañía de conversatorios a tratar temas importantes como el manejo de la basura en el festival, gestión y asociatividad de la música en regiones, conflicto socioambiental en el río Maule, “defensa por el río Achibueno, Linares, activismo, performance, territorio y comunidad. Y para quienes van en familia completa, hay un escenario especial dedicado a niños y niñas asistentes al festival, quienes entran gratis hasta la edad de 12 años y se les dedica talleres de yoga, arte, reciclaje, obras de teatro, títeres, entre otras apuestas que ha logrado consolidar este magno evento.

En suma, hablamos de un evento que contempla varios puntos a desarrollar, con el fin de no solo dar entretenimiento a sus asistentes, sino que también preocuparse de entregar calidad a la hora de ejecutar el festival, con la mejor disponibilidad para el público y sobre todo, entregar consciencia del medio ambiente en el que se desarrolla el festival, ya que al hacerse este evento al aire libre, también intervenimos en un hábitat que no nos corresponde y por ende, debemos respetarlo.

 

Por Christopher Ulloa