La música del mundo del animé cobró vida este sábado 8 de diciembre en el Teatro Nescafé de las Artes, junto a la orquesta POWER UP. Es el primer conjunto latinoamericano dedicado específicamente a adaptar los clásicos de la música dela animación japonesa y los vídeo juegos.

Con cuna en el barrio de Boedo (Capital Federal, Argentina) y portador de una colección de vídeo juegos que da orgullo, Mariano Cazorla llevó adelante su proyecto de armar una orquesta que intentara descifrar y decodificar los sonidos básicos de los juegos populares y de paso darle una mano a la música de series reconocidas a nivel latinoamericano.

Con 7 años de trayectoria ha forjado su estilo en los mejores escenarios de Argentina.

La orquesta se destaca por sus conciertos audiovisuales temáticos con luces y proyecciones en vivo, interpretando un repertorio fiel a la música original,con una potencia y estilo propio que garantizan una noche inolvidable a todas las generaciones.

Y lo que se vivió la noche del sábado recién pasado, fue prueba fehaciente de ello.

En un espectáculo de cerca de 2 hrs, basándose en los openings y endings de series emblemáticas ya demás de la música incidental de otros clásicos, pusieron la piel de gallina de todos los asistentes.

DragonBall, Ranma ½,  SailorMoon, Mazinger Z, Captain Tsubasa, Saint Seiya, fueron parte del repertorio en sus versiones latinas, pero POWERUP fue un escalón más allá y tuvieron la valentía de entonar temas de Full Metal Alchemist, Shingeki no Kyojin, Evangelion, One Piece en sus versiones en japonés, con lo cual se ganaron el merecido aplauso de los asistentes, ya que, si ya es complicado hacer una adaptación fiel de estos temas, en japonés súbale  +100 de complejidad.

Mención honrosa y agradecimientos a la productora FanLab, que trajo a estos exponentes del mundo otaku desde Argentina y se atrevió a realizar un evento de tal magnitud.

PowerUp, Anipower en Concierto, un espectáculo de lujo, que como buen fan del animé, es obligación poder disfrutar y asistir de una presentación de primer nivel y calidad profesional.

Un evento lleno de luces, risas, y sobretodo nostalgia. Nunca está demás volver a ser niño y corear con el corazón estos reales himnos de nuestra infancia.

Nota: Francisco “Panda” Ruiz-Tagle.

Fotos: Víctor “Xino” Pinto.