Día de los Bosques: Informe de WWF confirma el fuerte lazo entre los bosques y la salud humana

Escrito por el marzo 22, 2022

 

En este reporte, la organización mundial de conservación aporta sólida evidencia de que proteger y restaurar los ecosistemas boscosos es esencial para salvaguardar y promover la salud de las personas.

 

A dos años de la propagación de la actual pandemia, WWF publicó el informe La vitalidad de los bosques”, el cual sintetiza una gran cantidad de información que documenta cómo la salud de las personas depende de los bosques.

Este es uno de los primeros informes que detalla el incremento en los riesgos para la salud humana asociados con la pérdida y degradación de los bosques, incluida la aparición de enfermedades infecciosas zoonóticas. Los hallazgos aportan sólida evidencia de que la conservación, protección y restauración de los bosques alrededor del mundo son innegablemente fundamentales para salvaguardar y promover la salud humana.

Ferns and mixed forest surround one of the twin lagoons, (Lagunas Colun), at the mouth of the Colun river in The Nature Conservancy’s Reserva Costera Valdiviana, (Valdivian Coastal Reserve), is a 147,500 acre site comprising temperate rainforest and 36km of Pacific coastline south of Valdivia, Chile.

“Los bosques brindan beneficios críticos a las personas, la naturaleza y el clima”, indica Kerry Cesareo, vicepresidenta de bosques de WWF. “Proporcionan hábitat para la vida silvestre, capturan y almacenan carbono y protegen las fuentes de agua. Este informe esboza otra razón de peso para salvaguardar los bosques: son indispensables para la salud humana. Podemos utilizar estos hallazgos para trazar una ruta de colaboración entre el sector salud y el sector ambiental a fin de ayudar a resolver problemas de salud pública que van desde enfermedades infecciosas emergentes hasta la salud mental”, agrega.

El informe señala que los bosques juegan un papel vital en la salud humana en términos de enfermedades infecciosas; en enfermedades no transmisibles como el cáncer, la diabetes y los problemas de salud mental; en la nutrición y seguridad alimentaria; y en riesgos físicos.

Por ejemplo, los autores detallan cómo la deforestación impulsa el surgimiento y propagación de patógenos zoonóticos, responsables de enfermedades infecciosas que pasan de los animales a las personas. Este tipo de patógenos son responsables de la mayoría de las epidemias recientes, incluyendo el COVID-19, el virus del Zika, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el síndrome respiratorio agudo repentino (SARS), la gripe H1N1 y el virus de Ébola. Al reducir y fragmentar los bosques, indica el informe, la deforestación conlleva a más oportunidades para que las enfermedades que los animales aportan se transmitan hacia los seres humanos.

“Este estudio nos hace considerar con más fuerza cómo los bosques son cruciales para la vida humana a todo nivel, así como la necesidad urgente de impulsar activamente acciones para su protección y restauración”, comenta Trevor Walter, coordinador del programa Paisajes Terrestres de WWF Chile.

Según indica, existe mucha evidencia sobre el aporte de los bosques frente al cambio climático, con la captura de CO2, así como su capacidad de regulación del clima, el control biológico de plagas, la purificación del aire y la producción de agua. “Este reporte refuerza la importancia de los  servicios ecosistémicos que provee y nos recuerda  que mantener ecosistemas o hábitats bien conservados, con su biodiversidad, nos ayuda a regular los patógenos a través del equilibrio natural y la depredación entre especies. Así se configura una forma de control natural frente a los efectos de posibles enfermedades en la propia población y también se reduce notablemente el riesgo de transmisión a otras especies”, explica el experto.

Bosques para una vida mejor 

 

El informe también resalta el papel activo que desempeñan los bosques en salvaguardar la salud humana. La exposición a los bosques reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares y las hormonas que causan el estrés. Los bosques son esenciales para la seguridad alimentaria local y mundial; ayudan a reducir los efectos de eventos naturales como olas de calor, inundaciones y deslizamientos de tierra; y contribuyen a limpiar el aire y el agua contaminados. Además, los bosques ayudan a mitigar el cambio climático y sus efectos en la salud humana.

“Descubrimos que la salud pública y los bosques están entrelazados, a nivel local, regional y mundial, y que, a través de cada una de las contribuciones de la naturaleza a la salud humana, la conservación, protección y manejo de los bosques pueden mejorar nuestras vidas”, manifiesta Craig Beatty, gerente de estrategia forestal e investigación en WWF y uno de los principales autores del informe.

“Cuando consideramos los desafíos de salud pública que enfrentamos en nuestras comunidades, condados y países, debemos examinar las implicaciones a la salud humana derivadas de la forma en que estamos tratando a nuestros bosques y cómo los bosques nos están tratando a nosotros”, agrega.

Con esto en mente, el informe presenta un marco para comprender el valor de los bosques para la salud pública y describe numerosas acciones para salvaguardar la vitalidad de los bosques y promover el bienestar humano a largo plazo. Algunas de las recomendaciones incluyen proteger los bosques y evitar la conversión forestal; mejorar el manejo forestal en las tierras de trabajo; adoptar un enfoque diversificado para la restauración forestal; crear bosques urbanos; y fomentar un intercambio de aprendizaje entre las áreas de la conservación y la salud.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background