Estudio revela que las personas mayores sedentarias tienen más miedo a caer

Escrito por el agosto 17, 2022

Una investigación realizada en Chile señala la importancia de no subestimar esta preocupación, que está presente en las personas mayores de 65 años en Chile.

El miedo a caer es entendido como la confianza que las personas mayores tienen para realizar actividades, perder el equilibrio o caerse, y se presenta tanto en quienes han sufrido alguna caída como en quienes no. Específicamente, las personas mayores sedentarias presentan un mayor miedo a caer durante sus actividades diarias y un nivel más alto de síntomas depresivos que las que realizan actividad física de manera regular.

Así lo indicó un estudio realizado por las investigadoras chilenas Alejandra Araya (investigadora asociada del Instituto Milenio para la Investigación del Cuidado y académica del Doctorado en Ciencia de Enfermería UNAB) y Evelyn Iriarte (asistente de investigación del Instituto Milenio para la Investigación del Cuidado y profesora de la Escuela de Enfermería UC).

En el estudio participaron 113 personas mayores de Chile, con un promedio de edad de 71 años, sin historia de fractura de cadera previa y sin diagnóstico de deterioro cognitivo. La mayoría eran mujeres, casadas, que vivían acompañadas y que eran independientes en la realización de sus actividades diarias. Un 60% de las personas mayores reportó realizar ejercicio físico de acuerdo con las recomendaciones de la OMS (más de 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas).

«Los resultados arrojaron que tanto las personas mayores sedentarias como aquellas que realizan actividad física al menos tres veces por semana presentaron temor a caer en la realización de sus actividades cotidianas. Subir o bajar escaleras, tomar algo en altura o en el suelo, o subir y bajar superficies inclinadas, son las actividades que generan más temor a caer», dice la Dra. Alejandra Araya.

Sobre los desafíos para enfrentar esta situación, las investigadoras coinciden en que las políticas públicas y sus diferentes programas deben fomentar el diagnóstico temprano del miedo a caer en la población mayor, para incluir la práctica de ejercicio físico de forma regular en este grupo de la población.

«Debemos incluir dentro de la práctica clínica la costumbre de preguntar sobre el miedo a caer en la población general de personas mayores y no solo en quienes han tenido fractura de cadera previa. Teniendo un diagnóstico del miedo a caer es posible incentivar a las personas mayores a que realicen actividad física, como un tratamiento no farmacológico que permitirá mejorar su funcionalidad y disminuir el miedo a caer», finaliza la Dra. Alejandra Araya.

Referencia del estudio completo: Araya AX, Iriarte E. Fear of Falling among Community-dwelling Sedentary and Active Older People. Invest. Educ. Enferm. 2021; 39(1):e13. DOI: https://doi.org/10.17533/udea.iee.v39n1e13.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background