Los misterios de la mágica Noche de San Juan

Escrito por el junio 24, 2022

La llamada Noche de San Juan, que se vivirá durante el paso de este jueves 23 al viernes 24 de junio, está rodeada de leyendas, misterios y tradiciones alrededor del mundo y también en Chile.

Se tiende a creer popularmente que se trata de la noche más larga en el Hemisferio Sur -y la más corta en su contraparte del norte-, sin embargo, esto sucede en realidad durante el solsticio de invierno, que ocurrió en la madrugada del pasado martes 21 de junio y dio inicio a la estación más temida por los “veranistas”.

Fundiendo prácticas paganas -que incluso consideraban sacrificios humanos- con la tradición cristiana, a través de su santoral que conmemora el nacimiento de Juan Bautista, la Noche de San Juan es el escenario para diversos rituales vinculados a la suerte, la magia y el destino.

En Chile, la llegada del invierno también marca el inicio del llamado Año Nuevo Mapuche, We Tripantu, entendido como el comienzo de un nuevo ciclo en la Tierra. Este tipo de fiestas solsticiales indígenas, a las que también se suman otras, como el Machaq Mara aymara, fueron desplazadas en su momento por los españoles, quienes iniciaron una tradición que asocia las conmemoraciones alrededor del solsticio con la presencia del demonio. “Esta noche es abundante en manifestaciones que van de los sortilegios a las fogatas, ceremonias tradicionales que están incorporadas a la nacionalidad desde los tiempos de la Conquista”, indica al respecto el destacado estudioso y folclorólogo chileno Oreste Plath (1907-1996) en su libro Folklore chileno.

Entre las tradiciones y sortilegios que menciona el erudito se encuentra el asomarse a la ventana con la última campanada de la medianoche para ver a quién será el futuro novio o novia del que observa; verter cera de una vela o plomo derretido en una fuente de agua fría para conocer la suerte, según la forma que adquiera el material al enfriarse, posibilidad de leer el futuro que también entrega la observación de una yema vaciada en un vaso. Plath, igualmente, releva el poder de las flores que nacen al filo de esta especial medianoche. Por ejemplo, si alguien puede coger la flor de la higuera podrá cumplir todos sus deseos, aunque sufre el riesgo de quedar mudo o enloquecer. Algo similar ocurriría, según la tradición, con la flor del ajo surgida de un bulbo enterrado a las doce de la noche

Otras “pruebas” nocturnas de San Juan son cubrir un espejo con un género blanco y colocarlo frente a un lavatorio con agua flanqueado por dos velas encendidas. Entre la luz de ambas, quien consulte el futuro tendrá diversas visiones en el agua. Uno de estos rituales más conocidos es el de las papas: se colocan tres debajo de la cama, una pelada, una a medias y otra sin pelar. Con los ojos cerrados, al amanecer, se saca una de las papas. “El peligro está en extraer la que está totalmente pelada, pues esto indica que hay que quedarse para vestir santos”, escribe Plath.

Un “pase mágico” muy llamativo es el que tiene que ver con poder tocar la guitarra con un talento extraordinario, sin mayor práctica ni estudios. Esto se lograría durante la Noche de San Juan colocándose con una guitarra bajo una higuera -árbol en donde según la Biblia se ahorcó Judas tras traicionar a Jesús-. A las 12 exactas, una misteriosa presencia tomará las manos del aspirante a músico y le entregará el talento inigualable que busca.

Esta última leyenda estaría emparentada con diversas tradiciones alrededor del mundo y vinculada al tema del pacto con el diablo. Según algunas doctrinas en el inicio de la modernidad, brujas y cultores de la magia solo podían obtener sus supuestos poderes a partir del demonio, luego de “vender sus almas”. Pero en cuanto al pacto diabólico como arquetipo, su origen no está muy claro, encontrándose asociaciones evidentes con las alianzas que aparecen en el Antiguo Testamento entre Dios y personajes como Abraham y Noé. Más tarde emerge el emblemático Fausto, un hombre insatisfecho con las limitaciones humanas.

En la cultura y los libros

Más allá de sus orígenes, la idea de “vender el alma” ha sido recogida por la cultura popular en canciones y películas, y está asociada a la historia de uno de los padres del blues moderno, Robert Johnson. El escritor valdiviano Daniel Carrillo, justamente, hace un cruce de leyendas y tradiciones en un cuento de su primer libro (Manuel de ambigüedades, 2010), titulado “El blues de la Noche de San Juan”.

Según indica Carrillo, cuya publicación más reciente es el volumen de microcuentos fantásticos y de terror “El Micronomicón” (RIL Editores, 2022), existen diversas obras literarias en torno a la Noche de San Juan, partiendo por las leyendas de origen popular y también cuentos cercanos al género de terror. “Hay relatos góticos que la mencionan y también fue parte del entorno en que vio la luz Frankenstein, de Mary Shelley, en 1816. Da su nombre, además, a un conocido cuento de brujas del escritor ruso Nikolái Gogol” explica.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background