[OPINIÓN] Las SEIS DEUDAS que CHILE mantiene con sus TRABAJADORES

Escrito por el mayo 7, 2021

Por. Claudia Hasbún Faila – Directora Nacional de la ANEF, CORE Región Metropolitana

Por segunda vez, vivimos un primero de mayo en pandemia donde la crisis sanitaria la seguimos pagando las y los trabajadores y que las inequidades estructurales pueden mellar  aún más la dignidad humana ante escenarios desconocidos, como éste, de salud pública.  Éstas son las seis deudas que tenemos pendientes con nuestros trabajadores:

1.     En el transcurso de un año ya vamos en el tercer retiro de fondos previsionales,  confirmación de que la crisis la estamos pagando las y los trabajadores, cuando debería haberse solventado por medio de una renta universal de emergencia garantizada.

2.     Aun así, el Gobierno ha puesto diferentes trabas para impedir el retiro y no ha entregado soluciones realmente efectivas para paliar la crisis.

3.     Estamos frente a un Gobierno con los niveles más bajos de aprobación de la historia que insiste en establecer reformas laborales, lo que precariza y flexibiliza el trabajo. Esto aumentaría, aún más, la inequidad entre los que ganan más, versus los que ganan menos. Pero, además, la ideología de la flexibilización y la desprotección de la clase trabajadora, está contenida genéticamente en el adn de su gestión, ya que quieren instaurar una reforma al empleo público desarrollada a espaldas de los trabajadores y trabajadoras del sector público. Ésta sólo busca flexibilizar la evaluación del desempeño, dejando a los funcionarios y funcionarias públicas sin posibilidad de defensa, para justificar los despidos y anular la reciente legalización de tutelas laborales para el sector.

4.     El teletrabajo ha permitido seguir desarrollando las actividades laborales, en periodos de cuarentena. Sin embargo, se  profundizan las instancias individuales desarticulando las acciones colectivas de negociación y protección laboral.

5.     Nos encontramos ante un proceso refundacional del ordenamiento político, administrativo, territorial y económico de nuestro país. Y, en tal sentido, se abre una oportunidad para la clase trabajadora de nuestro país en razón a que se debe garantizar en la nueva constitución los siguiente:

a.     El derecho a un trabajo digno

b.     Un modelo que genere mayores oportunidades para que mujeres y hombres puedan tener empleos e ingresos dignos y que fortalezca el diálogo social entre empleadores, trabajadores y Gobierno

c.      El derecho a una remuneración digna, que permita solventar las necesidades de una familia chilena, independiente de su composición

d.     Que reconozca el  trabajo doméstico y de cuidados estableciendo un «sistema nacional de cuidados»

e.     El derecho y fortalecimiento de la sindicalización.

f.      El derecho a negociación colectiva y ramal

g.     El derecho a huelga, sin sobrerregulación, como sucede en la actualidad.

h.     El derecho a una vejez digna, con una jubilación mínima igual al sueldo digno, basada en un sistema de seguridad social solidario, de reparto y tripartito.

6.     Asimismo, hoy debemos -como país- poder repensar y transformar nuestra matriz productiva, agregando un valor agregado que aumente las compensaciones para los trabajadores por las prestaciones de servicio en las cadenas productivas y que establezca un sistema de capacitaciones obligatorio para  las y los trabajadores, así como aumentar los niveles de capacitación, tecnificación y profesionalización, según corresponda.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Background